Tuesday, December 9, 2014

El inicio de la afición por los wargames

Toda historia tiene su principio, como uno de los objetivos de este blog es echar la vista atrás e intentar hacer memoria de lo coleccionado y pintado, empezaré por el origen de mi afición a los wargames.

Esta idea no es original, es un plagio descarado de este post.

A principios de los '90 me fui de vacaciones unas semanas a Barcelona, teniendo yo en aquellos momentos unos 14 años aproximadamente. En aquella época vivía en un pueblo de Teruel, que como os podeís imaginar, sin internet ni librerías especializadas sólo tenía acceso a material de hobby a través de cuentagotas en el kiosco del barrio o mediante alguna visita ocasional a Zaragoza.

Pese a todo en España estaban comenzando a pegar fuerte los juegos de rol de la mano de JOC Internacional y a través del Señor de los Anillos (MERP). Ese juego es culpable de muchas de las ventas de Games Workshop diría yo.

Por supuesto yo tenía mi "libro rojo" (que aun conservo) y comenzaba a jugar mis primeras partidas, tanto como jugador, como Director de Juego. Recuerdo que había visto en alguna revista de rol o similar un anuncio sobre Games Workshop y sus miniaturas, asi que en aquel viaje tenía esa idea en la cabeza.

Aun no se cómo, convencí a mi tío para que pacientemente me acompañara a la única tienda Games Workshop que por aquella época había en España. Creo recordar que estaba en la Calle Muntaner.

Lo que si recuerdo es la sensación que tuve al entrar en la tienda, al ver un montón de estantería llenas de miniaturas, de pinturas, mesas de pintura, gente hablando sobre el hobby como si tal cosa, partidas en juego... era una atmósfera y un ambiente increíble para un niño de 13 años.

Hay que pensar que yo venía de un pueblo donde era extremadamente raro ver a alguien cuya principal afición no fuera jugar a algún deporte o fumar. Para mi aquello fue una experiencia genial, me marcó tanto que a día de hoy lo recuerdo perfectamente. De hecho algo parecido a esa sensación aun la tengo al entrar hoy en día en algunas tiendas del hobby especialmente grandes o que tienen colecciones de cómics, juegos, miniaturas o similar impresionantes. La última vez que lo sentí fue en Akihabara, Tokyo.

Retomando la historia, tras babear un buen rato por la tienda, me decidí finalmente por una caja de Warhammer 40,000 Segunda edición, en inglés, ya que aun no había sido traducida, una caja de la Compañía de la Muerte de Ángeles Sangrientos y la última White Dwarf, creo recordar que era el número 3 ó 4.


Contenidos de la caja de Warhammer 40,000 (el pintado no es de la época)


Al volver al pueblo aquel verano comencé a involucrar a mi hermano y amigos en el hobby, me subscribí a la White Dwarf (ya que al kiosco no llegaba) incluyendo los números atrasados y comencé a pintar y coleccionar miniaturas, así hasta el día de hoy...

Todavía conservo esa caja de Warhammer 40,000 y las White Dwarfs, pero la Compañía de la Muerte fue transformada al caos para un ejército de Amos de la Noche y el capellán creo que fue vendido. El Warhammer 40,000 sigue siendo uno de mis juegos favoritos y desde luego el transfondo es uno de los que mas me gustan, por encima de Warhammer Fantasy.

Caja de la Compañía de la Muerte segunda edición


Aunque lo anterior lo he escrito de memoria, he acudido a Google para intentar datar mejor el recuerdo.

La White Dwarf edición española comenzó en Noviembre/Diciembre 1993. Al ser bimestral, para cuando fui a Barcelona iríamos por el número 4 Mayo/Junio ó 5 Julio/Agosto de 1994, por lo que no iba tan desencaminado, en ese caso tendría 13 años.


No comments:

Post a Comment